¿Nos estamos poniendo viejos?


Ya lo dijo Pablo Milanés… ¿habrá alguien que lo recuerde?

Lo cierto es que el tiempo sigue su curso.

He recibido este texto que transcribo a continuación y no tiene
desperdicio. Más de uno va a saber situarse en las épocas que evocan
ciertos acontecimientos aquí mencionados. Y llegarán, como lo hice
yo, a la conclusión de que el tiempo sólo se vive una sola vez,
pero… ¡A no ponerse melancos! La solución es saber aprovechar el
tiempo, invirtiéndolos en lo que corresponde, porque los días son
malos, ¡tal como dijo Jesús!

Aquí va…

Quienes ya lo conozcan, lamento informarles que me he tomado el
atrevimiento de “retocar” algunos textos, y agregar algunas cosas.

**********************************
Nos estaremos poniendo viejos?

La mayoría de la gente que entró a las universidades el año pasado
nació en 1983.

Para ellos, ha existido solamente un Papa que ha durado toda la vida.

Nunca cantaron: “We are the world, we are the children”, y cuando
García Márquez ganó el Nobel ni siquiera sabían leer.

Tenían 8 años cuando la Unión Soviética se desintegró. No se acuerdan
de la Guerra Fría y conocen una sola Alemania, aunque en el colegio
les hayan contado que hubo dos.

Son demasiado jóvenes para acordarse de la explosión del trasbordador
espacial “Challenger”.

Probablemente nunca sabrán qué fue el “Reto Pepsi”.

Para ellos, el SIDA ha existido toda la vida.

No alcanzaron a jugar con el Atari… el CD entró al mercado cuando
no tenían ni un año de vida… nunca tuvieron un “tocadiscos”… y
nunca jugaron Pac-Man.

Star-Wars se les hace bastante falso, y los efectos especiales les
parecen patéticos.

Muchos de ellos no saben que los televisores sólo tenían 13 canales y
una “U”, y que había que levantarse de la silla porque se cambiaban
con perilla; más aún, incluso algunos no han visto nunca televisor en
blanco y negro y no pueden siquiera imaginar lo que es ver la tele
sin un control remoto.

Nacieron tres años después que la Sony puso a la venta el Walkman, y
para ellos los patines siempre han tenido las ruedas en línea.

¿Alguno recuerda el “Magazine”? Ese cassette enorme (un poco más
chico que el video) y que se usaba para oir música en los automóviles?

Ni hablemos de la normalidad con la que ven un teléfono celular o una
PC. Puede que nunca hayan visto Plaza Sésamo, El Tesoro del Saber,
Perdidos en el Espacio o El Llanero Solitario.

¿Alguno recuerda la serie “Such & Mahoney” y su banda? El personaje
cómico de esa tira me recuerda (como viejo que soy -42 en el 2006-) a nuestro
actual presidente Argentino: Kirchner.

¿Y los “Magníficos Justicieros”? Esa serie japonesa… ¿O “Viaje al
fondo del mar”? Y, sí… viejos estamos, che!

Nunca se meten a nadar pensando en “Tiburón”…

Michael Jackson siempre ha sido blanco…

Y ¿cómo van a creer que Travolta pudo bailar con esa panza?…

Nunca oyeron las siguientes expresiones: “El avión, jefe, el avión”… o “Abuelito dime tú”.

No recuerdan quien era la “Mujer Maravilla”, y tampoco usaron
lonchera de metal, ni tampoco recuerdan quien era “El Hombre
Nuclear”, “La Mujer Biónica”, o el “General de los Dukes de Hazard”
(Hazard?…que es eso?)… Creen que “El Crucero del Amor” sale de
Miami cargado de lunamieleros… Que los “Ángeles de Charlie” es
un “estreno” cinematográfico y que cuando se les habla de “CHIPs”
pensarán en las papas para acompañar el almuerzo…

Recuerda que toda esta gente entró a la Universidad el año
pasado…ellos son los jóvenes ahora!!…

Hemos dejado la posta en manos de jóvenes que ignoran todo esto, y lo
que es más, jamás disfrutarán lo que nosotros disfrutamos, o dejamos
de disfrutar. Pero algo es cierto, nosotros hemos hecho lo mismo con
nuestros padres.

La celeridad de la tecnología y la ciencia, sumado a la
globalización, lograda por las comunicaciones, la TV e Internet, hace
que en minutos podamos enterarnos lo que sucede en IRAK, cuando antes
(en la época de nuestros abuelos) habrían necesitado varios días,
sino semanas.

Síntomas de que te estás poniendo viejo:

1. Cuando entiendes el texto anterior y sonríes…

2. Cuando haces deporte y, orgulloso, le cuentas a todo el mundo que
lo haces.

3. Cuando hay remedios en la mesa de noche. (Ni hablar si lo que hay
es un vaso de agua con dientes).

4. Cuando los niños con quienes, hasta hace poco, tenías cierta
complicidad, ahora te dicen “señor”, te tratan de usted… o, peor
aún, te dicen “Don”.

5. Cuando tu mismo cuelgas la toalla después de ducharte.

6. Cuando te molesta que otro deje la pasta de dientes destapada.

7. Cuando tus sobrinos saben mas que tú de computación.

8. Cuando vas a la playa y puedes pasar todo el día sin meterte en el
agua.

9. Cuando ves los partidos y conciertos por la tele, en vez de ir a
verlos en vivo.

10. Cuando vuelves a llevar regalo a los cumpleaños…igual que
cuando eras chico.

11. Cuando, para hacer deporte, compras ropa que te tape en vez de
mostrar.

12. Cuando prefieres ver a un amigo que hablar con el hoooooooras por
teléfono.

13. Cuando ya sabes lo que quieres.

14. Cuando, después de leer este e-mail, decides enviarlo a un amigo
que seguro le va a gustar. Amigos…que les traiga buenos recuerdos.

A %d blogueros les gusta esto: