Chistes de animales y de argentinos…


***

Un zorro inglés consigue, finalmente, engañar a los perros que le persiguen, a todos menos uno. Cuando se prepara para salir corriendo se choca, cabeza con cabeza con el perro… todavía en el suelo se disculpa:

– I’m sorry.

El perro, espantado, contesta:

– I’m perri…

***

Un mosquito le dice a su madre:

– Mamá, mamá. Quiero ir al teatro.

La madre luego de meditar un momento le responde:

– Bueno nene, andá. ¡Pero cuidado con los aplausos!

***

– ¿Alguna vez viste un elefante atrás de una flor?

– No.

– ¿Viste que bien se esconde?

***

Va un cocodrilo caminando y se cruza a un perro, y le grita:

– ¡Adiós bolsa de pulgas!

Y el perro, con mucha bronca, le contesta:

– ¡Adiós bolsa de mano!

***

Una hormiga se encontraba feliz de la vida viendo una película en el cine.

En eso llega un elefante y se pone delante de ella.

La hormiga desesperada porque no podía ver nada (y la película estaba en la mejor parte), toma una actitud osada y se va a sentar adelante del elefante y le dice:

– ¡¿Ves que así molesta?!.

***

A un famoso guitarrista le propusieron ofrecer un concierto en algún país de África, y éste acepto.

Tomó el avión y cuando sobrevolaba la selva éste se estrelló, solo sobrevivieron el guitarrista y su guitarra.

Al rato, se le acerco un león con cara de hambriento y luego otro y otro…

En ese momento se acordó de haber leído que la música calmaba a los animales y muy nervioso se puso a tocar una canción.

Los leones se calmaron y acostaron a su alrededor, y el músico se tranquilizó pensando que se había salvado de morir, cuando de repente, de entre los árboles salió un león furioso y se comió al guitarrista, y uno de los primeros leones le dijo a otro:

– ¡¿Ves?!, Te dije que el sordo nos iba a arruinar el concierto!

***

Según recientes estadísticas, de cada 10 argentinos, 11 se sienten superiores a los demás.

***

Hay tres santiagueños debajo de un árbol, haciendo sombra. De repente pasa un caballo.

A la hora, uno dice:

– Paso un caballo blanco!

A las tres horas, el segundo dice:

– No era blanco, era negro!

A las siete horas, el tercero dice:

– ¡Bueno! ¡Si se siguen peleando me voy!

***

Llegan un hindú, un judío y un argentino a un hotel de un pueblito y piden un cuarto para tres.

– Sólo me queda un cuarto pero es para dos, pero si no les incomoda tengo espacio en el establo para uno se duerma ahí.

Los tres individuos deciden tomar el cuarto y en eso dice el hindú:

– Si quieren, yo me voy a dormir al establo y ustedes duerman en el cuarto.

A los cinco minutos tocan a la puerta del cuarto.

– ¿Quién es?

– Soy el hindú, lo que pasa es que en el establo hay una vaca y como es un animal sagrado para nosotros, no puedo dormir donde duerme una vaca.

En eso el judío dice:

– No se preocupen, si quieren, yo me duermo en el establo.

A los cinco minutos tocan a la puerta del cuarto.

– ¿Quién es?

– Soy el judío, lo que pasa es que en el establo hay un cerdo y es un animal desagradable para nosotros, no puedo dormir donde duerme un cerdo.

En eso el argentino dice:

– No se preocupen, yo voy a dormir al establo.

A los cinco minutos tocan a la puerta.

– ¿Quién es?

– Somos la vaca y el cerdo.

***

Alguien le dice a un argentino, en una mañana de sol:

– Oiga, que mañana tan bonita.

A lo que el argentino responde:

– Gracias, gracias, se hace lo que se puede.

***

Estaban por realizar en Estados Unidos el primer transplante de cerebro en el mundo.

El paciente era un Argentino pero desgraciadamente el transplante resultó todo un fracaso.

La causa: El cerebro rechazó al argentino.

***

Un argentino escritor y un mexicano que se acaban de conocer, se reúnen para conversar.

El argentino le cuenta su novela al mexicano.

Las horas pasan y el paciente y educado oyente permanece en silencio.

El argentino habla y habla, hasta que finalmente dice:

– Ahora vamos a hablar de vos, che… ¿qué te pareció mi novela?

***

Cuando los argentinos tienen complejo de inferioridad, se sienten como el resto de los mortales.

***

En una maternidad hay un tipo del Congo, un sueco y un argentino.

Sale la enfermera y dice:

– Tenemos un problema. Se nos confundieron los bebés y ahora no sabemos cuál bebé es cuál. Tenemos 2 blancos y uno negro.

Los tres nuevos papás deciden sacar a la suerte para ver quién escoge a su bebé primero, y gana el sueco.

El sueco entra a la maternidad, sale con el bebé negro y el del Congo le dice:

– Mire Bwana, el bebé es negro, yo soy negro, mi esposa es negra, así que este bebé es mío; agarre usted uno de los blancos.

– ¿Está loco? ¿Y si me toca el argentino?!

***

– ¿Cuáles son los tres monosílabos que jamás pronuncia un argentino?

– No lo sé.

– Acertó!

***

¿Cómo comienzan los argentinos sus cartas de amor?…

Respuesta: “Ya sé que me extrañás…”

***

Le pregunta un argentino a un gallego:

– Che, ¿sabés cual es el país más cercano al cielo?

– “Argentina” me supongo… – responde el gallego enfadado.

– No, gaita, le pifiaste che, es Uruguay que está al lado de Argentina.

***

Dos gallegos conversando:

– Manolo, un argentino me ha defraudado.

– Ya sé! ¿te estafó?

– No, me dio un cheque… y tenía fondos!

***

La NASA llama a concurso para candidatos a astronauta para ir al centro del SOL.

Se presentan un chino, un alemán y un argentino.

El chino presenta antecedentes: ingeniero aeronáutico, aficionado a la cohetería, estudioso del sistema solar, y pide 1 millón de dólares.

El alemán es licenciado en física, postgrado en mecánica cuántica nuclear, aviador profesional y debido a su interés altruista en la ciencia desea ir al Sol a un costo de 2 millones de dólares.

Cuando le toca el turno al argentino este es el diálogo:

– Yo sólo sé hacer avioncitos de papel, pero todo queda solucionado con 3 millones de dólares.

– Pero… ¿dígame una buena razón para que lo elija a Ud.?

– Ay, ¡pero qué lentos que son acá! Un millón para mi, un millón para vos ¡¡y lo mandamos al Chino!!

***

Un argentino estaba viendo Buenos Aires desde un mirador, en ese momento se le acerca un amigo y le pregunta:

– Che… ¿qué estás haciendo?

– Estoy observando como se ve la ciudad sin mí.

***

Un argentinito le dice a su padre:

– Papá, papá!… Cuando crezca quiero ser como vos!

El padre todo orgulloso le contesta:

– Y si… no me sorprende… ¿pero por que exactamente?

– ¡¡Para tener un hijo como yo!!

***

Un Argentino llega a Madrid y quiere comprar cigarrillos:

– Señor, ¿me da un paquete de cigarrillos?

Y el vendedor le responde:

– No se dice paquete, se dice “cajetilla”.

– Bueno ok!, también deme fósforos.

– No se dice fósforos, se llaman “cerillos”.

El porteño ya cansado agrega:

– Decime yoyega, ¿cómo llaman acá a los pesados?.

– Aquí no los llamamos, vienen solos por Aerolíneas Argentinas.

***

¿Qué diferencia hay entre un Argentino y una pila?… la pila tiene un lado positivo.

***

Muere un argentino y va al cielo.

Allí estaba el pobre paseando por los alrededores hasta que se topa con una casa muy pintoresca y decide meterse.

Ahí se encuentra con Pedro, observa bien y ve que hay relojes por todos lados.

Nota además que al pie de cada reloj figura el nombre de un país.

Intrigado el hombre le pregunta:

– Digame… ¿para qué sirven estos relojes?

– Ah! Estos relojes miden las macanas que hacen los habitantes de cada país. Por cada macana avanzan un minuto.

– Uy! Qué interesante! Alemania, Francia, E.E.U.U., etc…

Y…disculpe que lo interrumpa otra vez, pero… ¿la Argentina por que no está?

– No, lo que pasa es que Argentina está, pero al reloj lo pusimos en el techo. –

– ¿En el techo?- dice el tipo asombrado.

– Si, porque lo usamos de ventilador.

***

¿Cómo reconocés a un argentino en una librería?

Respuesta: Es el único que pide un mapamundi de Buenos Aires.

***

¿Cómo se suicida un argentino?

Respuesta: Se sube a su ego y luego salta!.

***

¿Por qué un argentino mira al cielo y sonríe cuando relampaguea?

Respuesta: porque cree que Dios le está sacando fotos.

***

¿En qué se parece Superman a un argentino humilde?

Respuesta: en que ninguno de los dos existe.

***

¿Qué es un argentino sin pies, manos, brazos y descerebrado?

Respuesta: Una persona digna de confianza.

***

¿Cuál es el juguete favorito de los argentinos?

Respuesta: El yo-yo.

***

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: