DIOS, dejado de lado por los hombres…


Muchos van a decir que me estoy poniendo viejo… Pero jamás me senti más joven !!!

DIOS, dejado de lado por los hombres…

Mucha gente me dice:

“Si Dios existe, ¿por qué el mundo está dado vuelta como está?”

Hambre, pestes, guerras, inseguridad. Los temas de siempre que el hombre creyó poder solucionar mediante su razón, creyendo que por el sólo hecho de estar cerca un nuevo siglo, (el XXI) las cosas se arreglarían como por arte de magia.

Muchos pensaban que con el 2000 todos nos volveríamos automáticamente gentiles, buenos y justos. Algo realmente necio.

Aún cuando la mayoría de la gente de este mundo pretenda darle la espalda, el problema básico de todos nuestros males persiste.

Hay quienes creen que nuestra vida comenzó en el agua (como promueven los grandes Acuarios). En definitiva (según ellos): Del agua, por una serie de casualidades que no conviene estudiar mucho porque se nos viene abajo la teoría evolucionista, apareció un ser ¿molusco?, que luego mutó en un pez, que luego se convirtió en un reptil que pudo salir del agua y andar por la tierra, que luego se convirtió en un mamífero que luego se transformó en un mono y que por último apareció el hombre (el último orejón del tarro) que en realidad es el fin de la cadena (al menos por ahora, ¡aguante X-Men2!)

Hemos sido creados por Dios. Perfectos.

¿Locura? Creo ser más cuerdo (al menos) que quienes sostienen la teoría antes mencionada. Dios no crea imperfecciones.

Entonces, ¿por qué no continuamos en el camino de perfección y desembocamos en esto?

Porque Dios quedó fuera de los pensamientos del hombre.

Cuando nos hizo perfectos, nos hizo también totalmente libres. Y para demostrar que lo éramos, nos dio la posibilidad de contar con un único elemento de su creación (un árbol) que nos estaba prohibido.

Si no hubiera existido este árbol, no habría libertad para escoger plenamente todas las opciones posibles, y por lo tanto, una libertad del 99,99% se convierte en una libertad falsa, porque existiría una opción escondida a mi poder de elección.

¿Qué sucedió?

Muchos conocen la historia… El árbol, por estar prohibido, nos hacía señas, parecía tener un “atractivo” que ningún otro árbol tenía. Teníamos la posibilidad de elegir cualquier cosa durante las 24 horas, menos de ESE ARBOL.

Ah! Ese sí que era un árbol.

Los demás eran todos accesibles, pero ESE… Reunía todas las condiciones para saciar nuestra creciente curiosidad y deseos de conquista.

Lo cierto es que, haciendo un mal uso de nuestro razonar, encontramos más elevado nuestro nivel de excusas que de alertas rojas, y abrazamos el árbol prohibido con gran avidez.

Allí fue que Dios quedó fuera de la vida del hombre. Explico.

Dios quedó en esa posición, no por sí mismo, sino porque el hombre lo quitó de la ubicación que tenía antes de la desobediencia.

La ubicación de Dios era la de un creador preocupado por el bienestar de su creación.

El hombre creyó posible su independencia, a tal punto de independizarse aún de aquello que lo mantenía con vida.

Este fue el comienzo del caos, paulatinamente comenzó a deteriorarse todo con el correr de las horas, días, meses, años, mileños… hasta que llegamos a hoy.

Esto es lo que vemos.

¿Que si hay solución?

¡Seguro!

Y siempre estuvo y está al alcance de nuestras manos.

Consiste en volver a ubicar a Dios en el lugar que corresponde… ¿De qué estoy hablando?

Dios hizo al hombre con un espacio en su corazón, (en lo más profundo del alma, donde se aloja el espíritu) para habitar allí.

Imaginemos un huevo. La cáscara es el cuerpo, la clara es el alma, pero el espíritu, es la yema. Aquello que contiene verdadera vida se encuentra muerto en muchos, y Dios quiere restaurarlo HOY !!!

Ese lugar en muchos está vacío… Pero lo importante es que Dios mismo tomó cartas en el asunto y dejó prevista una solución.

Para revertir la opción de la desobediencia, Dios tuvo que poner otra opción en nuestro camino.

Recordemos que si somos 100% libres (libre albedrío) debemos tener también acceso a alguna forma de estar a cuentas por un error que acarreamos de nuestro ancestro Adán.

Entonces, y como según los escritos antiguos, la desobediencia sólo se podía borrar con sangre inocente, Dios mismo, hecho hombre en la persona de Jesús, siendo perfectamente inocente, participando de un 100% de divinidad y a la vez un 100% de Dios, eligió morir para “saldar la cuenta” que teníamos pendiente.

Ahora bien, ¿por qué el mundo sigue estando así si Jesús ya pagó la deuda?

Sucede que la deuda está paga, pero aún no nos hemos acercado a la ventanilla correspondiente a recibir el certificado correspondiente.

Muchos ya lo tenemos. ¿Cómo hemos hecho?

Acercándonos a la ventanilla correspondiente.

Dios no va a venir a molestarte. Él espera a que te le acerques, y hagas lo siguiente:

Cierra los ojos, y habla con Él.

Sólo eso.

“¿Qué le puedo decir a Dios?”, quizá pienses…

Bueno, si para este momento lograste vencer el orgullo de decirte “estas no son más que pavadas para débiles”, entonces quizá puedas llamarle “Señor”, pedirle perdón por tus desórdenes e invitarle a que vuelva a ocupar el lugar que dejó vacío.

No vas a escuchar voces, ni explosiones de cohetes, pero en ese mismo momento vas a comprender lo que significa nacer de nuevo.

Lo vas a ir conociendo a Dios de una manera personal, porque así Él quiere que sea.

Hablá con Él cuando puedas y en el lugar que vos quieras.

Él no tiene “centros de atención” con horarios, Él está esperando que tus labios comiencen a moverse en dirección a Él… Y ¡ vas a notar increíbles cambios !

Te preguntarás: “¿tan sencillo?”

Sí, tan sencillo como abrazar un árbol.

Dios no complica las cosas. El razonamiento humano sí.

Este texto he decidido terminarlo acá.

Si creés que terminó demasiado rápido, es porque algo muy dentro tuyo está dando señales de despertar de un largo sueño… ¡no dejes que vuelva a dormirse!

Releé este mensaje y decidite, algo que las palabras no pueden describir está por comenzar en tu vida. Y sólo es el principio…

Leelo cuantas veces quieras y pasalo…

Si querés conversar conmigo con lo que te está sucediendo, o si tenés alguna experiencia con Dios y querés comentármela, hacelo por medio de un comentario.

Espero buenas nuevas…

Raimundo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: