Don Eleuterio y el sistema Echelón para el cruce de escuchas telefónicas


Le voy a sacar el tema de algo que está en boga.

¿Sabe qué es la boga? Un pescado.

Allá en Pago Grande no usamos el teléfono, (tenemos teléfono y tenemos Internet, pero para los chismes usamos la boga).

Y el cuento va de boga en boga. Porque es un instrumento seguro y preciso para transportar información.

Por eso en Pago Grande somos los inventores del dicho. Cuando se dice que algo “está en boga” quiere decir que algún paisano ya desparramó la cosa por ahí, y todo el mundo se entera. Sobre todo los pescados… Un día le voy a contar con detalle cómo se hace.

¿Oyó hablar del Echelón?

(Alguien le contestó … “Sí´ese sistema informático que detecta las llamadas telefónicas y mensaje de correo electrónico según el contenido).

– ¡Ah! ¿Ya le habló la boga a usted?

Porque dicen que la hicieron en Estados Unidos ó en Europa, pero en realidad es una invención de un paisano de Pago Grande.

Sí, porque en Pago Grande a la paisanada le ponemos los apellidos por voto.

Un día le voy a contar cómo es eso. Por ejemplo: Una vez se le ocurrió al comisario levantar una colecta en el pueblo. Fíjese que fue tan mala, pero tan mala la respuesta del gaucherío, que le pusimos de apellido Maldonado. Por voto y de prepo.

Ahora le voy a contar cómo fue lo del Echelón…

Resulta que había un gurí sabiondo, de esos que cuando leen un libro se les agranda el balero, y que para que vuelvan al estado normal hay que someterlos a una dieta de bajo contenido académico.

Bueh! El gurí se paseaba por Pago Grande y se sabía portador de tan genética sabiduría ¿vió? Por eso, ande anclaba se ponía a ejercer sus dones palábricos.

Fue así que el Roger Wilson Tabuada (ese era su nombre de verdad), llegó a cansar al pueblerío a tal punto que cada vez se lo miraba con más recelo, ¿vió?

Entonces, un día se pusieron de acuerdo todos en Pago Grande, en que la próxima vez que se pusiera a discursionar sin puntería fija, le iban a pedir al “consejo de votación de apellidos de Pago Grande” una mano para rajarlo del pueblo.

Tanto es así que una noche a la noche (porque si le digo que fue un día a la noche es una incongruencia, ¡ fíjese ! Eso me lo enseñó el Roger), entonces, una noche a la noche, abrió la boca e imagínese, no había forma de pararlo (ni ánimo de escucharlo).

Así que, todo el pueblo se puso a gritar: “Echelón, Echelón”. Y fue un error, porque el “consejo de votación de apellidos de Pago Grande” estaba tan mal dormido que entendió que se estaba votando.

No hubo forma de convencerlos de lo sucedido, porque enseguida volcaron en actas el nuevo apellido del Roger, que pasó a ser Roger Wilson Echelon.

Como nadie lo quería y le privaban la acumulación de más conocimiento, se fue al exterior.

Y se hizo famoso allá con el sistema de su autoría que lleva su apellido, votado el 7 de OCtubre de mil novecientos y pico, a las 3 de la madrugada, un rato antes de que el gallo cante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: