La obra interesante… y la importancia del escrito.


Escribir un libro, es algo complejo.

Escribir un blog, es más sencillo y divertido… Aunque no siempre es tan divertido (a veces) tener que leerlo.

¿Nunca has recibido una invitación del tipo: “FIRMEEEEEEN MI FOTOLOG!!!”, ó “LEAN ESTOOOOOOO!!!” ? (Realmente patético).

Lo ideal en un texto es que sea ameno. A meno que no lo sea… (perdón, no podía dejar pasar la oportunidad de expresar esa cacofonía léxica espontánea)…

Volviendo al tema… Un texto cuya lectura nos resulta entretenida, no será difícil de terminar. Más aún, nos parecerá quizá corto.

Me gusta mucho leer. Y he leído algunas novelas de esas en donde el autor te atrapa con argumentos complejos y te mantiene en suspenso hasta terminar el libro. Esos son los libros que me gustan.

En varias oportunidades, me tocó leer (a falta de algo bueno) un libro prestado, que quizá debía leer por compromiso y encima de todo, tener que ver la cara del dueño mirándome con el anhelo de encontrar en mi reacción una aprobación por su gusto literario. El duro trabajo de tener que disfrazar mi disgusto por tales obras para manterner la amistad del donante es algo frecuente… ja ja ja

Ya nos ha pasado muchas veces (y aquí te incluyo, lector, porque estoy seguro que a ti también ya te ha ocurrido) que nos ponemos a leer un texto y hasta nos esforzamos por llegar a su finalización sin encontrarle sentido alguno.

Eso no es un texto bien escrito. Algo bien escrito, nos produce cierto bienestar. Nos lleva junto con sus palabras a navegar por ilusiones que esperamos leer. Nos hace razonar junto con el autor, pues ése es precisamente el propósito del creador. Deleitar a quien conoce su obra.

Dios ha tenido especial cuidado en todo lo que ha hecho. Tal es así que Él mismo al terminar Su gran obra, dice la biblia que “y vió Dios que todo lo que hizo era bueno”.

Podemos creer que Dios se ha olvidado del hombre. Que no existe, porque de existir haría por los hombres algo y los sacaría de su situación de crisis permanente.

Dios hizo mucho. Quienes se han olvidado de Dios, hemos sido nosotros, los hombres y mujeres que preferimos que Dios no nos moleste con sus exigencias.

Nos ha creado, y preferimos escapar de Su paternidad creadora, haciendo lo que mejor nos parece.

No tenemos, por tanto, nada que decirle… Nada que reprocharle…

Él nos ha dado miles de oportunidades de vivir, lo que hagamos con nuestra existencia, será lo que cosecharemos.

Quizá no sea este el final que hubieras preferido para un escrito. A veces el autor se “ramifica” (cuánto más en un blog y a las 0:00 horas). Pero, ¿será que Alguien quiere decirte algo?

Un abrazo,

Raimundo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: