La Teletransportación y el Premio Nobel de la Paz


He leído en el diario Clarín, una nota que habla sobre la Teletransportación que ha podido realizarse con material visible a los ojos.

Explico: Se ha podido mover de un lugar a otro (a corta distancia, pero se ha podido al fin) un pedazo de materia visible a los ojos.

¿En qué nos beneficia? En que si esto es posible, podremos :

– Teletransportar nuestro equipaje a Europa sin necesidad de llevarlo por avión.
– Movernos de un punto al otro del planeta, con sólo apretar nuestro dispositivo teletransportador.
– Llevar un pedazo del pan de nuestra mesa a la mesa de una familia que está muriendo de hambre en la india.

Claro, el último punto, es algo que no teníamos en mente… Nuestro pensamiento se pone a elaborar todas las posibilidades de beneficio a los que podremos acceder mediante este dispositivo, pero obviamente, no ponerlo en práctica para casos tales como el “compartir”.

Es claro. Somos egoístas.

Quienes ostentan conocimientos, suelen utilizarlos para su propio bien. En beneficio propio. Para enriquecerse más y pensar en nuevos elementos tecnológicos que los acerquen a nuevos medios para aumentar la recaudación. (Deplorable)

Ahora bien. También he presenciado con cierta reserva de entusiasmo, el mérito de un hombre que ha logrado el premio nobel de la paz, un economista: Muhammad Yunus.

Es loable su intervención en la economía de la pobreza. Es más ! Yo diría que es ejemplar. Según sus propios dichos: “La pobreza cubre a las personas con una gruesa costra y hace parecer a los pobres tontos y sin iniciativa. Sin embargo, cuando se les da crédito, entonces despiertan lentamente a la vida.Mientras había gente en la calle muriendo de hambre, yo enseñaba elegantes teorías económicas. Empecé a odiarme por la arrogancia de fingir que tenía respuestas. Nosotros, los profesores de la universidad, éramos todos tan inteligentes, pero no sabíamos nada sobre la pobreza a nuestro alrededor.

Su pobreza no era ningún problema personal de vagancia o falta de inteligencia, sino algo estructural: falta de capital.

El sistema existente garantizaba que los pobres no pudieran ahorrar un solo centavo ni invertir en la mejora de sus vidas.

Ningún prestamista considera a los pobres dignos de crédito, pero ¿cómo pueden saber que los pobres no son dignos de crédito si nunca lo han intentado? Quizá son los bancos los que no son dignos de las personas”.

Puso en práctica una serie de “minicréditos” que han hecho una verdadera revolución en las vidas de muchas personas y, además, ha logrado recuperar el 99% de los créditos entregados.

Es todo un logro. Pero…

Sé que pueden tildarme de “negativo” pero no puedo menos que confirmar lo que dice la Biblia sobre los tiempos que corren.

Primero: Jesús afirma que: “A los pobres siempre los tendrán”. O sea que socialmente, no desaparecerán. Si bien nos manda ocuparnos de los pobres, éstos siguen creciendo por la maldad de otros hombres (cuya condenación no se tarda) que siguen aumentando sus riquezas y descuidan a quienes menos tienen.

Segundo: La llegada del anticristo está muy cercana.

Entre los dichos de Yunus hace mucho tiempo figuran éstos: “Un día nuestros nietos irán a los museos para ver lo que era la pobreza“.
Yo no digo que Yunus sea el anticristo, sino que muy bien, el anticristo, podría apoyar las ideas de Yunus.
Cuando llegue el anticristo, no habrá gritos de dolor, sino gritos de algarabía, (no del pueblo de Dios, sino del mundo, que abrazará tan pronto las ideas y propuestas de este carismático líder que nos dejará perplejos a quienes conocemos la verdad).

Acerca del anticristo, pueden ver lo que he escrito en otras oportunidades en éste POST:
¿Miedo al Anticristo? (Relfexión apocalíptica)

Sólo nos resta erguir nuestras cabezas: nuestra redención está cerca.

Raimundo.

Anuncios

2 comentarios

  1. oigo los gritos endiablados de los siete demonios y sus mil ayudantes!

  2. Y que lo digas !!!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: