Robbie Williams cristiano?


¿Qué temita no?

Nada menos que el Hit del momento!

Siempre leo los diarios, para acercarme a la realidad que se vive en el mundo. Obviamente que no creo a “rajatabla” las cosas que allí se publican, pues, creo que en parte recibimos la información que más vende, que más le conviene al medio en cuestión y además… (peor que cualquier otra cosa) la que le es permitido publicar, no tanto por cuestiones de espacio, sino por la connotación que poseen muchos medios que se jactan de ser independientes, cuando sólo poseen de independiente es el excusado. (Y eso está por verse).

Me fui por las ramas, como de costumbre, pero no puedo menos que pensar en las miles de líneas que se escriben en torno a una posible historia que tiene atrapada a miles de personas por dos o tres días, hasta que luego, en una sola nota posterior, se desmiente y regresa todo a foja cero. Haciendo inútiles los minutos invertidos en sus lecturas anteriores, conjeturas pueriles y verdades a contramano.

Ahora entrando en el tema real del título de este mensaje, quiero recalcar que la nota que publica Clarín en su página de espectáculos el día Lunes 16 de Octubre de 2006, luego del recital del mencionado Sr. Williams deja algunas cosas particularmente interesantes para comentar.

El diario presenta la idea de un hombre ambivalente, que dice una cosa y hace otra.

En el ambiente cristiano, se escuchan gritos de repudio, ante ciertas cosas que el cantante hace en el escenario y en su vida populosa, como citar a señoritas a su habitación del hotel (en cada recital una diferente), o cuando está sobre el escenario fingir ser un predicador y realizar movimientos sensuales que no viene al caso ilustrar del modo que sí lo hizo el medio periodístico ya mencionado.

EL hombre en cuestión persigue su destino, sobre el cual camina, siembra y cosecha lo que dice, hace y es.

¿Está a tiempo de ser miembro de la iglesia de Cristo? Pero… ¡Por supuesto que sí! ¿Cómo no? Es más! Puede seguir haciendo de las suyas, (como tantos otros, no nos confundamos, no es el único) y aún seguir teniendo tiempo de arrepentirse de sus pecados, tal como le ocurrió al ladrón que murió junto a Jesús el día en que se consumaron todas las cosas.

Pablo, perseguidor de la iglesia, llegó a ser un instrumento de gran valor en las manos de Dios luego de su conversión. ¿Cómo no esperar a que Dios haga milagros en todo el mundo y se conviertan seres como: Robbie Williams, Madonna, Britney Spears, Charly García y cualquiera que esté en exposición pública por su desempeño como artista?

Es nuestro trabajo el doblar las rodillas por ellos. Si oráramos más por ellos, existiría una mayor dificultad para que el “espíritu de los recitales” se mueva con tanta libertad y libertinaje. Esa “sensación” que viven los chicos cuando están en un recital de rock y que los mueve a hacer y a creer en cosas que no comprenden del todo, quedaría sujeta a otro Espíritu de mayor poder y autoridad que retendría en parte dichos excesos.

No descuidemos el ministerio de la oración… podremos lograr grandes cosas !!!

Raimundo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: