Poniendo a prueba el Cristianismo.


Muchas veces nos toca enfrentar situaciones que ponen a prueba nuestra fe.

Una de ellas la estoy viviendo actualmente.

He perdido mi trabajo !

Un trabajo que me mantuvo por un tiempo bastante “cómodo” y sin sobresaltos.

Debí renunciar por cuestiones familiares y personales. No se trataba ya de acomodarse y buscar soluciones inexistentes con vistas a mantener un ingreso interesante, sino de cuestiones más profundas que tienen relación con la vida, con la dignidad y con la fe.

En esta etapa, mi fe juega un rol de altísima importancia. ¿Hasta dónde te va a sostener Dios? Es la pregunta que le podría arrojar a las espaldas de mi enemigo espiritual, como tantas veces se suele recomendar. Pero…

¿Qué diferencia existe entre mi vida y la de un niño (o miles de ellos) que perece(n) por el hambre en el África o en la India?

Ante el Señor, ninguna. Soy tan humano como cualquiera de ellos. O mejor dicho… Ellos son tan humanos como cualquiera de nosotros, que por tener un acceso a tecnologías, a cuentas bancarias, a un “nivel” de vida algo más acomodada que ellos, nos consideramos “por encima” de tales grupos etarios con una facilidad que apesta.

Hoy puedo darme el “lujo” de sentirme “en el aire” en mi situación.

No sé qué será de mi vida (aunque uno siempre se preocupa más por los demás. En lo que respecta a mi propia vida, no le temo ni a la misma muerte…), pero sé que el Señor me lleva de Su mano. Y es bueno.

Ahora…

¿Y si debo soportar padecimientos como los de mis congéneres de África o India?

¿Podré decir “es injusto”? ¡Nooo! Porque nada es peor que lo que padeció Jesús en la cruz. ¡Nada!

Y si pretendemos ser seguidores de Aquel que aprendió la obediencia por lo que padeció… ¿seremos acaso mejores que Él?

¿Evitaremos la copa que Jesús tampoco quería beber, pero que dejó a criterio del Padre el tomarla o no?

Ignoro, amigos, qué sucederá. Por ello soy feliz. Esa ignorancia me permite abrazar más la fe. Sólo me queda el Señor y la fe. (¿Pareciera poca cosa, no? jaja).

Estoy más que gustoso de estar pasando por este momento, y muy agradecido a Dios porque a cada paso sigo aprendiendo a conocerle mejor. No existe mejor cosa en el mundo que conocerle y amarle.

No hay pantalla de plasma, ni PlayStation, ni Wii de Nintendo, ni viaje a las Bahamas o a las islas Caimán, ni títulos, ni ducados, ni principados, ni reinados, ni gobernaciones, ni presidencias, ni brillo, ni  sombra, ni cosa alguna que nos pueda traer el consuelo y la fortaleza que sólo viene de un poder imposible de fabricar y que nos es obsequiado por Dios a todos.

Yo lo acepté y lo disfruto a pesar de encontrarme cada día más cerca de no poseer nada.

¡Te aseguro que lo vale todo!

Que el Señor te bendiga.

Raimundo

8 comentarios

  1. Bendiciones desde Corrientes, Argentina.
    Animo! El que persevera, triunfa.

  2. AH, Ray querido amigo!
    No dejas de sorprenderme.

    ¿Evitaremos la copa que Jesús tampoco quería beber, pero que dejó a criterio del Padre el tomarla o no?

    No deberíamos…
    Aunque…muchas veces lo hacemos y nosotros mismos somos los que limitamos a Dios, por pura incredulidad y luego pagamos las consecuencias y sumergidos en las consecuencias…nos quejamos.
    Así como los discípulos de Cristo pidieron: “Aumentanos la Fe”
    Así ruego yo, mi amigo, que a tu fe le sea añadida una mayor medida.
    Es justo ahí en el ardor de la soledad del desierto de la angustia y la escasez que le conocemos más a él y es justo ahí cuanto más debemos permanecer con el que vive y esta a la puerta para juzgar a vivos y a muertos.
    Dios te bendiga y te forlalezca.
    Sergio

  3. Martín,
    Gracias por tu aliento !
    Confío en el Señor que siempre está en los momentos más difíciles.
    ¡ Es más !
    Aparece cuando las papas queman… (Y por lo general nos suele decir… ¿qué teméis, hombre de poca fe? y calma la tempestad).
    Un abrazo,
    Raimundo

  4. Sergio,
    Gracias por tu apoyo y tus palabras. Le debo algunas canciones a tu congregación… jajaj!!
    Sobre lo de Mariel me alegro, hermanazo, porque me enteré que hubo por ahí un milagro y fue sanada !!! Dios es fiel.
    Mandale un beso grande, que se reponga del todo y que siga en la obra que la gente necesita de sus oraciones.
    También mandale un beso enorme a los “nenes”… (Están enormes!)
    Que el Señor te siga bendiciendo en Témperley mucho más de lo que esperás y también de lo que podés llegar a imaginar.
    Los quiero mucho.
    Raimundo.

  5. Hola Raymundo:

    Felicitaciones por tu blog, te vengo siguiendo desde uno donde diste una opinión sobre el DESARROLLO NATURAL DE LA IGLESIA, DNI.

    ¿Podrías por favor darme tu opinión sobre este método?
    Tengo mis dudas sobre el porque en la iglesia donde asisto lo quieren implementar.

    Gracias por tu ayuda.

    Atte.
    Ommar / ayala213@gmail.com

  6. Edmundo:
    Sé que ya hace un mes que escribiste este post sólo espero que hoy las cosas laborales estén mejor.
    Si no es así no desesperes (como yo lo hago a veces) porque no estamos sólos.
    Ok, te envío un abrazo mi amigo.

  7. Hermano Raimundo.
    Lo saludo en el amor de cristo y ruego a Dios por Usted y su familia. Es una bendiciòn para mi compartir mis experiencias de trabajo misionero con los motilones, ellos son gente que te roban elcorazòn, es maravilloso compartir el evangelìo con ellos.
    Me deleito con los abuelos y ancianos en sus relatos que parecen historias increibles, cuando anduvieron con olson en la selva. E aprendido mucho de su forma de vida. Las personas de los sectores cercanos a las comunidades barì (blancos) me preguntan que còmo hice yo para poder convivir con ellos, si ellos no aceptan la permanencia o presencia dentro de sus comunidades de cualquier persona. Estoy enamorado de esa gente, que por cierto, como te e informado, la palabra barì “significa gente”. Te pido las oraciones a tì y a tù iglesia por èste ministerio.
    Que Dios derrame de sus ricas bendiciones sobre tù vida y la de los tuyos.
    Tù hemano en cristo.
    Leovanis F.

  8. Aunque muchas veces parezca difícil o imposible, la vida nos muestra su lado positivo. Mirar a través de una ventana, puede guiarnos a la puerta principal.

    Saludos,
    Mariana

    Gracias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: