Ausencia de jerarquías


En un cuerpo, no existen jerarquías.

TODOS, tenemos una función…

Hace algunos días escribí sobre mi lugar como “neurona” en el sistema nervioso del cuerpo de Cristo. La función de una neurona, es la de poner en aviso a un miembro cuando está peligrando alguna parte del cuerpo, como podría ser, por ejemplo, una quemadura.

Pero en un cuerpo no existen jerarquías. Con excepción de Cristo quien ocuparía el lugar del cerebro y gobernaría el resto del cuerpo.

Ahora bien.

Pensar que en este cuerpo es necesario contar con “jefes”, o “autoridades”, es errar al blanco.

Existen hermanos con mayor experiencia, pero no por eso han de convertirse en “amos” o “dueños” de los rediles. Sólo deben cuidar sus ovejas, proveer de buenos pastos para su alimentación y guiarlas hacia el Señor.

El Señor es quien dará el crecimiento a cada oveja. Indefectiblemente. Andando por esta vida, cada una de ellas irá creciendo y aprenderá a escuchar la voz del Pastor que es Cristo.

La tarea de quienes han alcanzado madurez, consiste en guiar, apacentar y acompañar en el crecimiento a las más débiles.

En algunos casos, proveyéndoles para sus necesidades. Evitando caer en la avaricia de utilizar los recursos del grupo para su propio provecho más allá de lo justo y necesario (lo cual el Señor contempla), cayendo en ejemplos deshonrosos y condenables.

Somos un cuerpo. No olvidemos a los que padecen cerca nuestro. Debiéramos cubrirlos, alimentarlos, vestirlos…

Dice 1ª Juan 3:16-18

En esto hemos conocido el amor,  en que él puso su vida por nosotros;  también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad,  y cierra contra él su corazón,  ¿cómo mora el amor de Dios en él? Hijitos míos,  no amemos de palabra ni de lengua,  sino de hecho y en verdad.”

Ya que Jesús dio Su vida por nosotros…

Nos dice Juan: “debemos poner nuestras vidas por los hermanos“.

¿Estamos haciendo menos que esto? Entonces fallamos en nuestro cristianismo.

Nuestras vidas por los hermanos…

¿Por los que nos aman?

Nooooo! “Porque si amáis a los que os aman… ¿qué recompensa tendréis?”. Además, Juan nos da el ejemplo de Jesús (nada menos) quien murió por todos los que le habían traicionado y, de algún modo, nosotros también le traicionamos a diario, y ¡aún así nos ama!

Por lo tanto, dar la vida por el hermano, no tiene límites. Es dar, dar y dar, no esperando recibir nada a cambio !

¡Qué grato es poder observar el amor de Dios cuando se manifiesta hacia nosotros a través de un hermano!

¿Podremos alcanzar este nivel de cristianismo?

¡Atención pastor!

¿Habrá alguna que otra cosita que podría mejorar en la administración de su ministerio con miras a bendecir a los que más sufren?

Quizá podría meditar de qué manera poder poner en práctica el evangelio de Cristo, en lugar de estar pensando en la “fiestita” con luces láser, plataformas con humo, espectáculos que rayan lo carnal y demás cosas, que poco fruto dejan, más que el sabor de haber reunido a algunos miles a fuerza de promesas de espectáculos de entretenimiento.

Personalmente, creo que el evangelio tiene otro color. Brilla y deslumbra cuando se lleva a cabo con un corazón generoso y libre de codicias personales deshonestas.

Lamentablemente existen quienes no les importa que el evangelio se vea como un mensaje monocromático (tirando a oscuro) mientras puedan llevar adelante una vida cómoda y sin mayores sobresaltos.

Existen quienes juzgan ya haber sufrido lo suficiente, como para aplastar la cabeza de las ovejas siempre que eso les impida volver a pasar por el sendero de la necesidad.

Jesús dejó un ejemplo claro, transparente, lleno de color a pesar de lo doloroso y difícil que le resultó tomar ciertas decisiones terminantes (“si quieres pasa de mi esta copa, pero no se haga mi voluntad sino la tuya”). Hasta el último momento, siguió con el plan de Dios, que consistió nada mas ni nada menos que en sufrir, a cada segundo, un poco más, en sacrificio por nuestras culpas.

Hay quienes hacen su propia voluntad, engañándose y engañando a otros con su evangelio de las sobras.

El Señor no puede ser burlado. Él mira el corazón.

Que el Señor les bendiga !!!

Anuncios

Una respuesta

  1. la unica razon por la cual la gran mayoria defienden la practica de diezmar es porque haciendolo quedan muy bien con su respectivo pastor y aseguran un apapacho de él, y otros aseguran un puesto dentro de las cuatro paredes de su templo. es vergonzoso ver u oir cómo le echan flores al pastor ycómo atacan a las ovejas que no diezman, aquellos que se suben al púlpito a pedir y exigir el diezmo a la hora de recoger las ofrendas. Malaquias 3:8-12, se dirige al pueblo de Israel, no a los cristianos, prque Israel habia dejado de diezmar, y los levitas habian tenido que huir cada uno a ssu heredad, (Nehemias 13:10-13) y la casa de Dios habia sido abandonada (hageo 1-12). ¡tan fácil qué es darse cuenta a quienes les habla el profeta malaquias y del porqué! Dios les bendiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: