¿Dónde encontraré socorro?


Mi socorro viene de Dios. No hay bien fuera de Él.

Es posible que fuerzas invisibles intenten moverme de la roca, pero lamentablemente para ellas (gloriosamente para mí) no me moveré.

Es posible que el camino se encuentre lleno de obstáculos, pero a pesar de romperse mis piernas en el intento, seguiré.

Quizá el más cercano de mis amigos se muestre lejano, pero MI AMIGO estará siempre cerca.

¿Quién podrá separarnos de Su amor?

¿Existe algo?

Yo estoy seguro que no. Lo único que me puede separar es mi propia distancia voluntaria. Pero con mis aciertos y errores volveré una y otra vez a golpear Su puerta arrepentido con la esperanza puesta en Su sacrificio y en Su suficiente socorro en medio de cualquier (y repito, cualquier) dificultad.

Gracias mi Dios.

Espero que tengas un encuentro con este Dios que es el único y puedas hacerlo también tuyo. Si ya te abrazaste a Él, ¿qué temer?

Dios te bendiga.

Raimundo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: