Operación "Plomo Fundido" – Israel ataca a Palestinos en Gaza – Medio Oriente en el ojo de las noticias


Cuántos titulares; cuántas páginas, sitios y periodistas; cuántos políticos y sus reuniones de comisión; cuánto armamento; cuántas vidas…

A estas alturas, muchos cristianos ya han llegado a sus propias conclusiones como por ejemplo:

“Israel es el Pueblo Elegido, por lo tanto tendrá sus razones para hacer lo que hace”.

“Los Palestinos habrán tenido mucho que ver, siempre se la agarran con Israel que sólo defiende lo suyo”.

“Estos islámicos!”

“Bien por Israel! Toma la iniciativa contra el terrorismo!”

Existirán otros (menos frecuentes y por lo tanto más coherentes) que evitan el discurso para las masas y saben separar los tantos. Porque es necesario tomar distancia de las situaciones y saber diferenciarlas.

Israel es el pueblo elegido por Dios, pero… ¿sus políticos actuales están haciendo la voluntad de Dios? ¿De pronto todos los palestinos son demonios asesinables? (De hecho ningún ser humano lo debiera ser, aún poseído de todo el infierno).

No pienso entrar en política, porque la considero perdida en su totalidad. No existe en este mundo corriente política alguna que pueda lograr absolutamente nada sin pasar por algún grado de corrupción previa. Por lo tanto, amigos de la CIA, no cuenten conmigo. Estaré viviendo a mi manera hasta morir, creyendo lo que creo, pero en sus sucios negocios no entraré…

Lo que sí haré, será orar por el pueblo de Israel, por el pueblo de Palestina y también (¿qué lo impide?) por todos los servicios de inteligencia en el mundo, para ver si logro espantar algún demonio en ese entorno y alcanzar alguna de sus almas (siempre tan cerca del abismo) para que encausen sus vidas hacia caminos más prósperos (no de dinero, amigos, sino de espíritu).

El error consiste en ponerse de un lado o del otro de la guerra. Si me preguntan de qué lado estoy, pues… del lado de la gente que no toma las desiciones pero recibe constantemente las balas, las bombas, el “plomo fundido”, y las escorias de este gran negociado que es el tráfico de armas.

Es lógico que en algún momento hay que usar las armas, por motivos que ellos (sus poseedores) consideran lógico. Algunos de estos motivos podría ser el siguiente:

  • “se vencen y algún uso hay que darles para justificar su compra en el pasado”.
  • “quedan obsoletas por las nuevas tecnologías que matan con más precisión”.
  • “es necesario mantener a las tropas en entrenamiento constante,¡qué mejor que una guerra!”

Éstos y muchos otros motivos pueden ser los justificativos que intentan esgrimir aquellos que han perdido todo grado de ética por la vida y sólo transpiran sus frentes cuando negocian grandes cargamentos de misiles a nuevos mercados.

¿A alguien le importa? Pareciera que no. Porque ni bien se realiza un negociado oscuro entre diplomáticos, políticos o agentes, damos más crédito a un incendio forestal (¡pobres pinos enanos en vías de extinción, lo ví en Discovery!) que a la realidad.

La televisión, las noticias mal presentadas y la abundancia de la información nos ha alejado de la verdad que nadie comenta.

Gracias a Dios, los cristianos (y hablo de aquellos que lo son, no a los que juegan a serlo) sabemos otra realidad que ni imaginan los que tanto apetito por el poder tienen en este mundo.

Habrá un juicio. Será terrible. ¿Asusto? Pues… Jesús lo dio a entender de un modo demasiado claro. No seré más claro yo que Él. Pueden leer sus palabras y enseñanzas. Nada mal les vendría eso.

Hay un modo de escapar. Noooo… Si se juntara el bufete más grande posible (y carísimo) con los abogados más renombrados (de todas partes del mundo), no sería posible presentar el más mínimo argumento suavizante para la sentencia que ya existe.

Sólo existe un abogado. Él no espera nuestros billetes sino nuestras vidas, está dispuesto a ponerse en el medio de Dios y nuestra condenación.

Claro que esto no es algo automático. Es necesario pedírselo.

¿Cuál es la condición? Es que sea un pedido sincero.

¿Qué tan sincero? Pues, si quieres fingir que te arrepientes él lo sabrá. Habla con Él y verás si logras engañarle en algo…

Que Dios te bendiga !

Raimundo.

Anuncios

Una respuesta

  1. asusta … realmente me asusta tus frases pero tienes mucha razon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: