Las Crónicas de Narnia III – La travesía del "Explorador del Amanecer"


Me gustan mucho las aventuras de Narnia. Sobre todo me gusta muchísimo el modo en que han sido narradas por C.S.Lewis (Clive Staples Lewis) a lo largo de sus siete libros.

Lewis logró, mediante un mundo de fantasía, dar a entender a los niños (y no tan niños) la realidad del mundo espiritual. Al modo de una “analogía fantástica” mezcla realidad y ficción de un modo atrapante y hasta clarificador en algunos pasajes.

Quiero transcribir un párrafo del tercer libro de la saga. La traducción corresponde a una antigua edición de Editorial CARIBE del año 1978, que creo agotada. Yo prefiero esta traducción y sólo poseo los primeros cuatro libros, (si alguien consigue los últimos tres libros de esa edición me encantaría leerlos) el resto de la colección debí completarla con traducciones más actuales que considero de menor calidad.

Este tercer libro, a diferencia de su título actual: La travesía del “Explorador del Amanecer”, se llamaba: El viaje del “Aurora”.

Este párrafo, se encuentra casi al final del libro, en donde el león Aslan les dice a los chicos Pevensi que deben abandonar Narnia para regresar a su (nuestro) mundo.

Aquí vamos…

… avanzaron y vieron que era un cordero.

– Acercaos a tomar desayuno – dijo el cordero con su voz dulce y tierna.

Entonces observaron por primera vez que había un fuego encendido sobre el pasto, y pescados asándose sobre él. Se sentaron y comieron el pescado, habiendo sentido hambre por primera vez en muchos días. Era la comida más deliciosa que jamás habían probado.

– Por favor, cordero -dijo Lucy-, ¿es éste el camino al país de Aslan?

– Para vosotros, no -respondió el cordero-. Para vosotros el camino al país de Aslan es desde vuestro propio mundo.

– ¿Cómo? -exclamó Edmundo-. ¿También hay un camino al país de Aslan desde nuestro mundo?

– Hay un camino a mi país desde todos los mundos -dijo el cordero; pero mientras hablaba, su blanco níveo se transformó en un dorado leonado, su tamaño cambió y resultó ser Aslan mismo, que descollaba sobre ellos, esparciendo luz desde su melena.

– Oh, Aslan -dijo Lucy-. ¿Nos dirás cómo llegar a tu país desde nuestro mundo?

– Te lo estaré diciendo continuamente -dijo Aslan-. Pero no te diré cuán largo o corto será el camino; sólo que cruza un río. Pero no temas eso, porque yo soy el gran Constructor de Puentes. Y ahora venid; abriré una puerta en el cielo y os enviaré a vuestra propia tierra.

– Por favor, Aslan -dijo Lucy-. Antes que nos vayamos, ¿nos dirás cuándo podremos volver a Narnia nuevamente? Por favor. Oh, y que sea pronto, pronto, pronto.

– Querida -dijo Aslan suavemente-, tú y tu hermano nunca regresarán a Narnia.

– ¡Oh, Aslan! -exclamaron Edmundo y Lucy con voz desesperada.

– Ya tenéis demasiada edad, hijos míos -dijo Aslan-, y debéis comenzar a acercaros a vuestro propio mundo ahora.

– Es que no se trata de Narnia, ¿sabes? -sollozó Lucy-. Se trata de ti. No habremos de encontrarnos contigo allí. Y ¿cómo podremos vivir, sin verte nunca?

– Pero habrás de verme, querida -dijo Aslan.

– ¿Estás… estás allí también, señor? -preguntó Edmundo.

– Sí, estoy allí -dijo Aslan-. Pero allá tengo otro nombre. Debéis aprender a conocerme por ese nombre. Esta fue la razón por la cual os trajeron a Narnia, para que conociéndome un poco aquí, allá podáis conocerme mejor.

– ¿Y Eustaquio nunca volverá aquí? -preguntó Lucy.

– Niña -dijo Aslan-, ¿necesitas realmente saber eso? Ven, estoy abriendo una puerta en el cielo…

Hasta aquí el párrafo. Espero que lo hayan disfrutado. De este tipo de textos está lleno toda la historia. De un modo u otro, el escritor se vale en toda la aventura de relatos para llevar a los niños a no perder las esperanzas en un Dios poderoso, aunque lo haga de un modo indirecto y sin mencionarlo abiertamente.

Como siempre, les recomiendo leer “El sobrino del mago”, en donde la fantasía y el ingenio de Lewis es tan atrapante que me leí el libro en unas horas sin poder detenerme.

Que el Señor les bendiga.

Una respuesta

  1. Esoooo, nada se compara con mi Narnia querida y mi Aslan querido, esta historia es mi favorita, aunque las demas tambien son buenisimas…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: